TWO LADIES OR NOT TWO LADIES: CABARÉ OR NOT CABARÉ

on Ago 2, 16 • by • with Comentarios desactivados en TWO LADIES OR NOT TWO LADIES: CABARÉ OR NOT CABARÉ

Servir en clave castiza y con éxito un género con tan poco arraigo en nuestro país como el cabaré, se nos antoja tarea complicada. Sin embargo, es algo que Noelia Pérez (actriz, guión y dirección) y Josep Zapater (“actriz” y responsable de la parte musical) consiguen desde el pequeño escenario del...
Pin It

Home » Destacado, DISTRITO CULTURA, Espectáculos » TWO LADIES OR NOT TWO LADIES: CABARÉ OR NOT CABARÉ

Servir en clave castiza y con éxito un género con tan poco arraigo en nuestro país como el cabaré, se nos antoja tarea complicada. Sin embargo, es algo que Noelia Pérez (actriz, guión y dirección) y Josep Zapater (“actriz” y responsable de la parte musical) consiguen desde el pequeño escenario del vetusto y encantador Teatro Lara de Madrid, que con su romántico aire decadente suple a las mil maravillas el espacio natural y del mismo nombre, de este tipo de espectáculos teatrales.

Con ayuda de un reducido pero cuidado atrezo y mucho talento (es este un género que requiere de intérpretes sensibles y formados en distintas disciplinas), el show se desarrolla sin solución de continuidad pero no sin estructura, transitando por las emociones propias del teatro más clásico, la comedia en primer lugar y la tragedia en segundo, para cerrar la velada con un sentimiento que siempre nos reconcilia con el ser humano, la ternura.

cartel_two

Pero, ¿podemos realmente concluir que la producción de “Cashalada” pueda calificarse como cabaré?. Pues si atendemos a su origen tabernario en el que la canción, la parodia, el mimo, la interpretación, el histrionismo, el travestismo, el sexo… lo políticamente incorrecto (¡cuánto se agradece entre tanta ñoñería imperante!) se dan cita, rotundamente, sí.

Pero además es justo reconocer la destreza y mesura, –tanto en el guión como en la interpretación–, con la que Noelia Perez y Josep Zapater hacen su trabajo. Si bien buscan la complicidad del público, su provocación nunca es grosera; las parodias musicales resultan ingeniosas; el doble sentido, los gags y las bromas –aunque algunas manidas o previsibles– no dejan de tener gracia debido a su desenvoltura y simpatía sobre el escenario, y en cuanto a sus habilidades musicales y vocales, superan con creces la media de otros espectáculos de mucha mayor pomposidad y presupuesto. Consiguen además un espectáculo con varias capas, en el que no falta la propia dualidad del teatro, con sus virtudes y sus miserias, con su magia y su mendacidad, que a menudo atrapa a sus propios artífices y son reflejo de la vida misma, en la que al final, los hechos y las personas no escapan del juicio de quien las observa.

En conclusión, un buen espectáculo sin pretensiones y que llega al público, un público totalmente entregado y que abarrotaba el aforo del Teatro Lara el pasado Jueves 21 de Julio, en uno de esos rincones madrileños que esperamos no desaparezcan nunca.

Elena Abad Mínguez

Related Posts

Comments are closed.

Scroll to top
UA-42989304-1