De aqui a la eternidad

TCM: BURT LANCASTER

on Oct 19, 14 • by • with No Comments

Ningún otro actor le igualaba en poderío físico. Podía subirse a un trapecio, hacer un salto mortal, dar decenas de volteretas, trepar al palo mayor de un barco o cabalgar sin descanso a lomos de un caballo. Fue también uno de los duros oficiales de Hollywood, un rostro habitual en las películas de cine negro....
Pin It

Home » TV » TCM: BURT LANCASTER

De aqu° a la eternidad

Ningún otro actor le igualaba en poderío físico. Podía subirse a un trapecio, hacer un salto mortal, dar decenas de volteretas, trepar al palo mayor de un barco o cabalgar sin descanso a lomos de un caballo. Fue también uno de los duros oficiales de Hollywood, un rostro habitual en las películas de cine negro. Sin embargo, a medida que envejecía, su semblante fue llenándose de serenidad y ternura representando mejor que nadie el paso del tiempo y la decadencia.

El próximo 20 de octubre se cumplen dos décadas de la muerte de Burt Lancaster y TCM va a dedicar su programación a esta gran estrella emitiendo algunas de sus mejores películas. Recordaremos, por ejemplo, al joven actor que debutó en 1946 al lado de Ava Gardner en Forajidos; al duro militar enamorado perdidamente de Deborah Kerr en De aquí a la eternidad; al presidiario especialista en ornitología de El hombre de Alcatraz; al pistolero que tiene que rescatar a Claudia Cardinale en Los profesionales, o al viejo acróbata de circo de Trapecio.

Burton Stephen Lancaster nació en Nueva York el 2 de noviembre de 1913. No estudió nunca arte dramático ni se formó en ninguna escuela de actores. Aprendió el oficio trabajando. De niño se aficionó a la gimnasia y de joven se unió a un circo que le permitió desarrollar todas sus habilidades atléticas. Participó como soldado en la Segunda Guerra Mundial y fue allí donde comenzó a intervenir en diversos espectáculos que se organizaban para entretener a las tropas. Cuando se licenció, decidió dedicarse profesionalmente a la actuación.

Al comienzo de su carrera fue contratado para interpretar personajes en thrillers, dramas y películas de cine negro pero enseguida rompió esos moldes y protagonizó largometrajes en los que podía dar rienda suelta a su fabulosa energía, como El halcón y la flecha o El temible burlón.

En 1948 fundó su propia productora y empezó a elegir otro tipo de personajes, papeles más sutiles que le permitían desarrollar toda su capacidad interpretativa. Ganó un Oscar al mejor actor con el papel de falso predicador en El fuego y la palabra y en 1963 se convirtió en el príncipe Fabrizio Salina en El gatopardo de Luchino Visconti. Años después Bernardo Bertolucci le dio el papel de viejo terrateniente en Novecento.

Murió hace 20 años pero los aficionados al cine aún recuerdan su enorme vitalidad y sus estruendosas carcajadas acompañadas siempre de una amplia y luminosa sonrisa. Es Burt Lancaster, el hombre capaz de volar de trapecio en trapecio, el galán seductor; el aventurero, el pirata, el indio o el cowboy, el noble decadente. En definitiva, una gran estrella.

Lunes, 20 de octubre:

10:45 Apache (Apache, 1954)
12:15 Los profesionales (The Professionals, 1966)
14:10 Camino de la venganza (The Scalphunters 1968)
15:50 El hombre de Alcatraz (Birdman of Alcatraz, 1962)
18:15 Trapecio (Trapeze, 1956)
20:00 Los que no perdonan (The Unforgiven, 1960)
22:00 De aquí a la eternidad (From Her to Eternity, 1953)
23:55 Forajidos (The Killers, 1946)

Related Posts

Comments are closed.

Scroll to top
UA-42989304-1