Critica, SPOTLIGHT: PERIODISMO SIN CONCESIONES

on Mar 28, 16 • by • with Comentarios desactivados en Critica, SPOTLIGHT: PERIODISMO SIN CONCESIONES

He de confesar que siento debilidad por esta película. Lo digo de entrada, para que no se engañen. Porque es una buena película y, lo que es más difícil, una buena película de periodismo. ¿Por qué es más difícil?, se preguntarán. Porque las cintas de trama periodística, como las de trama política, suelen...
Pin It

Home » Criticas, Destacado » Critica, SPOTLIGHT: PERIODISMO SIN CONCESIONES

Spotlight-726888740-large

He de confesar que siento debilidad por esta película. Lo digo de entrada, para que no se engañen. Porque es una buena película y, lo que es más difícil, una buena película de periodismo. ¿Por qué es más difícil?, se preguntarán. Porque las cintas de trama periodística, como las de trama política, suelen presentar un argumento complejo en cuanto a nombres, fechas, circunstancias, relaciones, que no son fáciles de explicar; en algunos casos, ni siquiera son fáciles de seguir. Hay que concentrar muchos datos en dos horas de metraje y tratar de que el público no solo no se pierda, sino que quiera más. Y Spotlight lo consigue.

El argumento es conocido: se narra el proceso de investigación de un grupo de periodistas del Boston Globe hasta sacar a la luz los múltiples casos de pederastia cometidos por sacerdotes y silenciados hasta ese momento.

El caso es complicado por el tema, los abusos a niños por parte de curas católicos, y más aún por el encubrimiento casi total de los delitos llevado a cabo sistemáticamente por las altas esferas de la curia. Como si fuese un hecho aceptado y habitual.

El director de la película, Tom McCarthy (Vías cruzadas, El visitante) no hace concesiones al espectador. Se centra en la investigación, sin más. Apenas alguna pista sobre la vida privada de los periodistas, pero como apoyo a la trama; no hay nada superficial en Spotlight. Y tampoco hace concesiones a la Iglesia, a la sociedad, ni siquiera a los propios reporteros, cuya falta de interés años antes había dejado escapar esa historia que ahora los obsesiona.

El espectador recorre cada paso junto a los periodistas, llama a cada puerta, escucha cada negativa, se emociona con cada confesión. Y ve crecer el monstruo a cada minuto, con cada pista que se verifica. Periodismo en estado puro.

Y si me ha gustado la dirección, los actores no se quedan atrás: Michael Keaton, Mark Ruffalo, Liev Schreiber, Stanley Tucci, Rachel McAdams… Todos y cada uno de ellos se mete en la piel de los reporteros que destaparon el escándalo y, una vez más, no hacen falta artificios ni adornos. Grandes interpretaciones.

Es una película que probablemente disfrutarán más los periodistas o mejor,  que los periodistas la verán envidiando a los protagonistas reales de la historia por eso de que “una mala noticia es la mejor noticia”. Pero si no son periodistas, véanla igualmente: merece la pena.

 

Related Posts

Comments are closed.

Scroll to top
UA-42989304-1