Critica: LA GRAN APUESTA

on Feb 5, 16 • by • with Comentarios desactivados en Critica: LA GRAN APUESTA

A La gran apuesta la han metido, creo que por error, en la categoría de drama. Yo la hubiese puesto entre las películas de terror. Porque da miedo, y mucho. El director Adam McKay, que hasta ahora había trabajado en cintas cómicas de Will Ferrell, cambia de registro y se pone serio. Y pone serios a [&hellip...
Pin It

Home » Criticas » Critica: LA GRAN APUESTA

La gran apuesta

A La gran apuesta la han metido, creo que por error, en la categoría de drama. Yo la hubiese puesto entre las películas de terror. Porque da miedo, y mucho. El director Adam McKay, que hasta ahora había trabajado en cintas cómicas de Will Ferrell, cambia de registro y se pone serio. Y pone serios a Brad Pitt, a Ryan Gosling, a Christian Bale y, otra sorpresa, a Steve Carell. Muy serios. Grandes interpretaciones (en especial la de los dos últimos), gran guión, gran montaje, gran película.

Se trata de una historia inspirada en hechos reales (de ahí el miedo): cuatro especialistas en altas finanzas vaticinan la crisis con años de antelación. Un narrador evita que el espectador se pierda entre datos, diálogos vertiginosos, cifras, inversiones, bolsa… Está por llegar el apocalipsis financiero, la crisis global de 2008 en la que cayeron empresas, bancos y, sobre todo, personas; pero en la que también se amasaron grandes fortunas.

La película se basa en el libro “The big short” de Michael Lewis, uno de los escritores más exitosos de no ficción; es especialista en el mundo de las finanzas (Flash Boys, Moneyball). Y, tanto el libro como la película, han sido fervientemente recomendados por el premio Nobel de economía Paul Krugman. Eso tendría que encender una luz de alarma.

Krugman asegura que las señales existían y que los responsables cerraron los ojos esperando hacer caja con la debacle económica. Así sucedió. Quebraron algunos bancos, sí, pero hubo personas que formaban parte de ellos que se enriquecieron aprovechándose de un sistema genéticamente defectuoso.

Es lo que cuenta La gran apuesta, y lo hace de manera dinámica, ágil, cómica en algunos momentos, que se agradecen. Porque si no fuese por esas gotas de absurdo, la depresión (personal) estaría asegurada.

Related Posts

Comments are closed.

Scroll to top
UA-42989304-1